Cuando la culpa es de la píldora

píldoras anticonceptivas

Aunque seas hombre, seguramente habrás escuchado más de una vez acerca del síndrome premenstrual y sido víctima -una vez al mes- de los no tan elegantes cambios de humor y personalidad que éste produce en las mujeres. Pero al entender que se trata simplemente de una cuestión de hormonas y que las repentinas crisis emocionales no durarán sino solo unos días, nuestras parejas soportan estoicamente este período de insomnio, dolores de cabeza, fatiga y sensibilidad emocional tratando de no empeorar la situación.

Sin embargo, ¿qué pasaría si esta etapa no durara solo unos días sino meses? Pues esto es posible, y es muy probable que si no conoces a la chica puedas pensar que ella simplemente tiene un mal carácter o una personalidad poco agradable o que si es actualmente tu pareja, no entiendas por qué la relación está empeorando, cuando la verdad es que ese mal humor y temperamento insoportable es consecuencia del uso de la píldora anticonceptiva.

Si no conoces a la chica puedas pensar que ella simplemente tiene un mal carácter o una personalidad poco agradable o que si es actualmente tu pareja, no entiendas por qué la relación está empeorando.

La píldora es uno de los métodos anticonceptivos más populares a nivel mundial, y esto no es coincidencia, ellas tienen una alta eficacia y son relativamente sencillas de usar; pero su empleo no viene libre de efectos secundarios, efectos que, en más de una ocasión han acabado con relaciones sentimentales.

A continuación te diremos algunas consecuencias que la utilización de la píldora anticonceptiva tiene sobre las mujeres para que puedas entender mejor los cambios que provoca en tu pareja.

  1. Dolores de cabeza y nauseas.
    Al igual que ocurre durante el síndrome premenstrual, la mayoría de las mujeres que usan la píldora sufren, sobre todo durante los primeros meses, de constantes dolores de cabeza y nauseas, que incluso pueden ocasionar otros trastornos como falta de apetito. Ten paciencia y, en lo posible, trata de no insistir en hacer actividades para las cuales tu pareja no se siente disponible (como ir a cenar afuera); tampoco te molestes por el simple hecho de que sientas que se trata de una excusa, porque no lo es. Asegúrate de que ella siempre tenga a la mano analgésicos, antiácidos o que tome la píldora con la cena.
  2. Disminución o aumento de la libido.
    Si llegas a sentir que tu pareja no se siente atraída por ti y evita tener sexo contigo, o si por el contrario su deseo sexual es más frecuente de lo normal, es muy probable que no lo haga a propósito si está usando píldoras anticonceptivas. Uno de los principales efectos de este método es el cambio del patrón sexual, de manera que, si no te sientes satisfecho sexualmente o necesitas bajar el ritmo, habla con tu pareja acerca del cambio a una pastilla con diferente formulación de hormonas; muchas parejas nunca logran descifrar el por qué de estos cambios porque nunca lo asocian con el uso de la píldora.
  3. Cambios de humor.
    El uso de píldoras anticonceptivas provoca en las mujeres los mismos cambios emocionales sufridos durante esos días antes de la menstruación y esto es consecuencia directa de las hormonas presentes en estas pastillas. Según estudios científicos, las mujeres que usan la píldora como método anticonceptivo tienen el doble de probabilidad de sufrir cambios de humor y depresión que aquellas que no lo utilizan. Estos cambios de humor pueden llegar a afectar a las mujeres hasta el punto de ponerlas en un estado de depresión constante e incluso llegar a considerar el suicidio. Ansiedad e incluso ataques de pánico pueden ocurrir.

Si notas cambios de humor graves en tu pareja opta por no molestarte, al contrario, puede ser una bandera roja para conversar acerca de un cambio de método anticonceptivo (el cambio a una píldora diferente no mejorará la situación, puesto que también será de naturaleza hormonal). Por otro lado el dejar de utilizar la píldora, también causará, al menos durante los primeros meses, el mismo efecto.

En cualquier caso, mantener una comunicación constante con tu pareja y tener paciencia es esencial, recuerda que, generalmente, estos efectos no duran más de tres meses. Sin embargo, si sientes que la situación pone en peligro la relación o, peor aún, la salud física o emocional de tu pareja, trata de ser lo más abierto posible en términos de aceptar el cambio a otro método anticonceptivo.


0|0
1|0

Únete al debate

0/2000

Enviar

Ellos Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Ellas Dijeron 1

  • Me pareció muy interesante, no sabia sobre los cambios de humor, sobre la vaga referencia que das de los estudios científicos, ¿me podrías pasar el dato por favor? Me interesó. Gracias

    0|0
    0|0
Cargando…