anuncio

Extracto del único y doloroso remedio para controlar celos enfermizos o normales

celos en la pareja

Según reza la famosísima cita de William Shakespeare, incluso ‘ligerezas como el aire son para el celoso fuertes confirmaciones, como un testimonio de las Sagradas Escrituras’. Difícilmente alguien pueda contradecir esta afirmación -mil veces repetida, en estos u otros términos- y, sin embargo, pareciera que es imposible aprehender su enseñanza, tanto para hombres como para mujeres. No quisiera caer aquí en las inagotables e inútiles discusiones sobre si los hombres son más o menos celosos que las mujeres, o si celan igual o distinto, ni ensayar la enésima fórmula para controlar los efectos de los celos o para distinguir los normales de los enfermizos, en cambio intentaré mostrar el aspecto más áspero y realista del asunto.

Las cosas ya estaban bien complicadas desde siempre: no hacía falta el cine, ni los medios audiovisuales, ni los smartphones ni las malditas redes sociales… con la vecina de la vuelta de la esquina, la prima o cualquier otra mujer que se cruzara frente al hombre deseado -propio o ajeno- era suficiente para invocar los síntomas típicos. Entiendo que otro tanto podría decirse de nosotros, claro, sólo que ahora estoy hablando de ustedes con la ilusa intención de echar algo de luz sobre el asunto. En todas mis relaciones de largo plazo (salvo en una, y de ahí extraigo la clave de estas líneas) he visto repetirse una y otra vez este comportamiento ansioso y desesperado, que a los gritos o en silencio, siempre lo pervierte todo. Me refiero al hecho de ver en cada mujer relativamente atractiva una potencial competidora o enemiga, por el sólo hecho de que pueda captar algo del deseo de su hombre, compañero, novio o amante eventual. Ya se trate de una ‘amiga de toda la vida’, ex novia de larga data, compañera-compinche de trabajo, celebridad imposible de alcanzar o completa desconocida hecha de píxeles, lo mismo da: todas son el enemigo. Desde ya, y lamento confirmarlo una vez más, es imposible exigir exclusividad sexual por lo menos a nivel del deseo o pulsión elemental endocrina de mamífero superior. Por eso les pido que lo piensen por un momento y medio, poniendo en pausa la función narcisista o egoísta: si el hombre que las acompaña jura y perjura que sólo las desea a ustedes, es probable que sea un obsesivo peligroso, un mentiroso con la noble intención de no herir sus sentimientos, o un vil hipócrita pro-trampa.

¿Pero por qué esta realidad fáctica tiene que ser una constante fuente de angustia? En todo caso lo que debería preocuparnos más es -más que su realidad- nuestra total incapacidad para lidiar con ella, y la inagotable fuente de problemas que genera el solo hecho de negarla. De ahí que el único y amargo remedio será ponernos de acuerdo en la forma en que pueden ser manejados dichos impulsos: desde insistir con el absurdo de negarlos ferozmente o restringirlos, hasta apostar a organizarlos con alguna alquimia mágica que mezcle lo mejor de los viejos protocolos tradicionales con lo más realista de los más modernos -pero igualmente ingratos- mandatos libertarios. Tarea difícil, lo sé, aunque seguramente más fructífera que perder el tiempo desesperando frente a la tenaz realidad de no ser la única mujer deseada por ese hombre que creen suyo. Porque negarlo sería idéntico a enfrentar el frío del invierno esperando que el azar nos bendiga con amables temperaturas de primavera.

Ya se trate de una ‘amiga de toda la vida’, ex novia de larga data, compañera de trabajo, celebridad imposible de alcanzar o completa desconocida hecha de píxeles, lo mismo da: todas son el enemigo.

Quizás alguna vez hayan vivido realmente, o pretendido vivir, esta excepción estadística, pero estamos aquí para encontrar la forma de enfrentar esta regularidad que pesa y duele, sin el inocente consuelo del ticket ganador de lotería. Por esto propongo este consejo tan hiperrealista como ingrato: redirigir la imaginación usada para dibujar las tramas ocultas del deseo del ser amado, a la reinvención de mecanismos de sabia aceptación de sus desbordes.

Como para empezar sabemos que imponer la monogamia y negar las funciones endocrinas del adulto sano, sólo ha servido para generar todo tipo de angustias, paranoias, conejos a la cacerola y ataques de Carrie. Por eso: comencemos por aceptar lo inevitable afrontando la dura tarea de controlar o prevenir los daños, con mejores estrategias que las ya anacrónicas formas de negación y represión heredadas de un mundo sin divorcio. Y aunque sé que ya lo han intentado libertarios de todo tipo desde mediados del SXIX hasta hoy, también que incluso más de un siglo y medio, no es mucho para la historia de la humanidad, ni suficiente para considerarnos rendidos… las invito a seguirlo intentando.


3|0
5|0

Únete al debate

0/2000

Enviar
anuncio

Ellas Dijeron 5

  • El mayor error de las mujeres es confundir deseo con amar, los hombres aman a una sola mujer y pueden desear a otras, que hay de malo? Mientras no sean infieles...

    0|0
    0|0
  • Yo estoy de acuerdo con el artículo. Me parece que es inevitable que alguna vez nos sintamos atraídos hacia alguien más mientras estamos en pareja. Y lo mejor es aceptarlo, tanto acerca de uno mismo como del otro. Porque que nos sintamos atraídos en algún momento por alguien más no significa que vayamos a ser infieles, ni que querramos menos a nuestra pareja. Es algo normal que no tiene por qué ser motivo de alarma.
    Igual es difícil aceptarlo. Pero creo que es necesario.

    0|0
    0|0
  • espero con ansiedad tus respuestas..

    0|0
    0|0
  • o sea que afirmas que si mi novio me dice que sólo me desea a mí me está mintiendo?, y me miente mirándome a los ojos?

    0|0
    0|0
  • y crees que es posible aceptar la idea de que tu novio al que amas y que te ama desee a otras mujeres?, se puede vivir con esa idea?, no es mejor estar sóla si afirmas que todos desean a otras mujeres además de sus novias?, y qué hacen con una sí es así?, por qué si desean a otras no se van con esas otras y nos dejan el camino libre para que un hombre de verdad tenga ojos sólo para nosotras y piensen en toda una vida al lado nuestro?

    0|0
    0|0

Ellos Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Cargando…