anuncio

Miedo al compromiso ¿nosotras?

compromiso

Siempre se ha estereotipado que el miedo al compromiso es una característica típica del sexo masculino, describiéndoles casi como unos expertos en el arte de la huida; pero, y ¿nosotras? ¿Por qué a muchas de nosotras se nos cae el mundo cuando nuestro Romeo nos presenta un anillo? Y no es por falta de amor, lo más seguro es que le queramos con locura; pero la simple idea de una relación seria, nos hace temblar las piernas y sentir escalofríos.

Nuestro estereotipo femenino se está perdiendo, aquel que nos encasillaba rozando la desesperación por obtener ese anillo y, con el que nos presentaba Hollywood en su típica imagen de mujer corriendo tras el soltero perfecto, está en decadencia.

¿Por qué cada día, hay más mujeres que rechazan el compromiso?

No hay que ser muy sabia, para saber que no vivimos en la misma sociedad en la que tuvieron que vivir nuestras madres o abuelas; la sociedad ha cambiado y nosotras con ella. Para la mayoría de mujeres de generaciones anteriores, el objetivo principal era formar un hogar, una familia y, evitar a toda costa, “que se fuera el tren” o “se quedaran a vestir santos”; eran educadas de ese modo y con el objetivo de cumplir ese rol ante la sociedad, quedando la idea de desarrollar una carrera profesional fuera del panorama para la mayoría de ellas. Actualmente, dicho rol ha pasado a segundo plano; son nuestras propias madres y abuelas, las primeras en inculcarnos a buscar una independencia económica, a desarrollar una carrera profesional que nos la proporcione y, a dejar la idea del matrimonio a un lado o para cuando haya tiempo.

Nos ha tocado vivir en una sociedad donde lo material tiene más valor que lo sentimental y, que a su vez nos brinda acceso, como mujeres, a muchos roles sociales que anteriormente eran exclusivos del sexo masculino, pero que nos obliga a entrar en competencia para lograr dichos objetivos; lo que ha producido un cambio en nuestro comportamiento.

¿Por qué a muchas de nosotras se nos cae el mundo cuando nuestro Romeo nos presenta un anillo?

¿Realmente será miedo al compromiso lo que sentimos?

Antes de contestar esto, primero hay que saber que es el compromiso en sí; la psicología lo describe como, “ese componente de la relación romántica que hace referencia al interés y responsabilidad que se siente por una pareja y por la decisión de mantener dichos intereses con el transcurso del tiempo pese a las posibles dificultades que puedan surgir”.

Entonces, si todo va muy bien en nuestra relación romántica, queremos a nuestro Romeo y nuestro Romeo nos quiere ¿Por qué somos incapaces de formalizar nuestra relación? Dejando a un lado a las mujeres que sufren determinadas patologías psicológicas que sí les impiden desarrollar cualquier tipo de relación social o amorosa; podemos ver que no es miedo al compromiso, sino una decisión que tomamos, al contar en nuestra vida con un abanico de opciones y oportunidades.

Si bien nos agrada la idea de tener una pareja, rechazamos la idea de tener que renunciar a nuestra individualidad; la independencia económica que hemos logrado, a través de nuestro esfuerzo, nos otorga la seguridad necesaria para llevar una vida plena sin caer en la dependencia; esta individualidad nos lleva a desarrollar un pensamiento egoísta al sobrestimar el valor de nuestra independencia respecto al compromiso, cayendo de este modo en una polaridad. A diferencia del estereotipo masculino sobre su miedo al compromiso, basado principalmente en la falta de libertad sexual con otras mujeres y en una obligada fidelidad; nuestro miedo, se basa más en la falta de libertad individual, en el hecho de tener que ceder parte del control sobre nuestro tiempo y vida, a nuestra pareja.

¿Vale la pena?

Es imposible dar una opinión general al respecto, sin tener en cuenta las peculiaridades y aspectos de la vida de cada mujer. Lo único que podemos decir es que la vivencia de una relación formal y comprometida es una de las experiencias más enriquecedoras en la vida de cualquier ser humano. Una evaluación sincera sobre nuestros patrones de comportamiento, podrá ayudarnos a encontrar el equilibrio necesario y así, darnos cuenta de que ambas partes de la vida, nuestra individualidad e independencia no se contraponen con el compromiso.


0|1
0|1

Únete al debate

0/2000

Enviar
anuncio

Ellos Dijeron 1

  • Bueno bastante interesante, ya ire a donde mis amigas a reclamarles

    0|0
    0|0

Ellas Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Cargando…