anuncio

Tener hijos y la alteración de nuestro orden

tener hijos Para la mayoría de personas y sobre todo, por el tiempo en que vivimos, el orden es imprescindible. Sin él, nuestro mundo sería un caos e invertiríamos un tiempo precioso en hacer y rehacer tareas que se podrían evitar con un poco de orden. Con esto no presumo de haber hecho el descubrimiento del año, no, pero lo que no saben muchas parejas que apenas deciden comenzar su familia es que su mundo cronometrado, planificado y ordenado, se verá trastocado desde el momento que decidan tener hijos y posteriormente, se conviertan en padres; esos “remolinos adorados” por los cuales daremos la vida, serán capaces de poner de cabeza nuestro mundo poco a poco desde el momento en que nos enteramos de su venida, por mucho que nos esmeremos a que esto no suceda con una debida planificación. Es por esto, que se tendrán que preparar para lo siguiente:

1. Prepárense a ser invadidos

Una invasión marciana poco tendrá que ver con el caos que se avecinará; sí, sin ánimos de desanimarlos el nido de amor se irá convirtiendo durante el embarazo, y sobre todo al final de éste, en una especie de almacén de niños. La casa se verá saturada con ropa, pañales, el coche para el bebé, la cuna, la mecedora, el vestidor, la bañera, la canasta para llevarlo cuando es recién nacido y demás artilugios que les recomendarán o venderán aprovechándose de su ignorancia en el tema. Aunque esto solo les afecta en el espacio durante el embarazo aún tendrán el control de ello y en especial de su tiempo. Una vez el “adorado remolino” llegue y, conforme vaya creciendo, la invasión de juguetes será inevitable. Al principio serán chupetes, biberones y sonajeros los que anden por el suelo, después cambiarán por aquellos juguetes que prefiera el niño o la niña y se volverán unos maestros en el arte del esquivar los juguetes para salvaguardar sus vidas. Conforme el suelo comienza a ser invadido podrán observar como sus cosas más preciadas, como el jarrón que les regaló su madre o los adornos y revistas de su mesa de centro, empiezan a sufrir levitaciones por lo que se irán colocando más arriba sin importarles romper con la estética o la decoración que tenían.

2. Prepárense para ver un notable descenso en su cuenta bancaria.

Para todos los amantes de la planificación presupuestaria les tengo una mala noticia, no hay presupuesto que valga. El adquirir todas las cosas que supuestamente se requieren o, con las que nos saturan los medios de comunicación actualmente a la hora de tener hijos, nos vacía el banco. Con esto no digo que la planificación no sirva o que no se deba tener hijos, no para nada, solo es el hacerse a la idea de que siempre existirá algo que el niño o niña no tenga y en los peores escenarios, siempre existirán imprevistos que se tengan que cubrir destrozándoles la planificación de su presupuesto mensual.

Esos “remolinos adorados” por los cuales daremos la vida, serán capaces de poner de cabeza nuestro mundo poco a poco desde el momento en que nos enteramos de su venida

3. Prepárense para decirle adiós a sus agendas.

Para aquellos que llevan una vida milimétricamente calculada en lo que respecta a la distribución de su tiempo en las diferentes actividades y rutinas diarias, se verán seriamente afectados al darse cuenta que el que manda en dicha rutina y distribución del tiempo, no son ellos, sino los pequeños remolinos. El dormir pasa ser una actividad en peligro de extinción durante los primeros meses… y durante los años subsiguientes para que ocultar verdades; actividades como ir al gimnasio o irse con los amigos es muy posible que eviten realizarlas de forma voluntaria por la falta de energía. Quién les impondrá el ritmo en la casa será su hijo o hija, comerán cuando él los deje comer, dormirán igual y hasta el tomarse una ducha se convertirá en una odisea. Las actividades dependerán totalmente del gusto del menor, por lo general, prefieren ir al zoológico que al teatro y a cumpleaños con payasos que a aburridas reuniones de adultos.

A pesar de que la planificación, el orden y el control sobre el espacio, tiempo y recursos se vieron afectados, cuando se les pregunta a los que ya son padres, si sabiendo todo el caos que se les avecinaba volverían a crear una familia y a tener hijos, no dudan en responder afirmativamente. Al parecer, la satisfacciones que brindan son infinitamente mayores que el caos que crean, solamente es saber adaptarse.


1|0
0|1

Únete al debate

0/2000

Enviar
anuncio

Ellos Dijeron 1

  • esto si que es amoor de parejaa. todo lo contrario a otra expresion que acabo de ver. simplemente esto es ser una familia.

    0|0
    0|0

Ellas Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Cargando…