La pregunta que podría cambiar radicalmente la forma en que experimentas el sexo.

A menudo escuchamos que la buena comunicación es la base del buen sexo. ¿Pero qué tratamos de comunicar en realidad cuando decimos que nos comunicamos con nuestra pareja? Comunicarse es un proceso complejo donde, muchas veces, ponemos el énfasis en la parte en que decimos lo que queremos en lugar de escuchar lo que el otro (por ejemplo, nuestra pareja) desea. Ser asertivo y pedirle al otro lo que deseamos de él o ella es solamente la mitad de la ecuación; la segunda parte está en escuchar y hacer lo mismo por él o ella.
Cuando estamos conociendo a una persona, saliendo o hemos tenido pocos encuentros, o incluso cuando llevamos mucho tiempo teniendo sexo con alguien al grado de que nos preocupe la monotonía, existe una simple pregunta que puede plantearse formal o informalmente, con estas u otras palabras, y cuya respuesta probablemente nunca sea la misma: “¿cómo te masturbas?” Puede tratarse de una pregunta, pero también de una invitación.
Es una pregunta que asume que el otro es un ser sexual, independientemente de nosotros. Que respeta y busca conocer la forma en que el otro se da placer a sí mismo(a), además de que nos permite ser todo lo gráficos o reservados que necesitemos ser. Describir la forma en que nos tocamos puede ser un juego de calentamiento sumamente excitante en sí mismo, sin contar con que el deseo se alimenta de las imágenes que recibe.
Solemos escuchar: “nadie me toca tan bien como yo”, o “nadie sabe lo que le gusta sino uno mismo.” Entonces, ¿por qué no escucharnos a nosotros mismos, por qué no pedir y dar aquello que sabemos que nos gusta? ¿Porque esperamos que el otro lo adivine mágicamente o porque (y esto es lo verdaderamente escalofriante) ni siquiera nosotros mismos sabemos lo que nos gusta?
Una pregunta del tipo “¿cómo te das placer a ti mismx?” es un acercamiento legítimo en otros aspectos: puedes proponer la pregunta y, si tu pareja no sabe qué decir, puedes poner el ejemplo: detalla lo que disfrutas y hazle notar lo que no. A veces los relatos más eróticos pueden venir de una forma franca y descriptiva de comunicación; sin intermisión del lenguaje poético, dos seres humanos se están conociendo a través de sus cuerpos y de lo que hacen con ellos cuando no hay otros cuerpos presentes, es decir, cuando están solos. Conversaciones así pueden invitar al otro a compartir nuestra propia soledad, permitiéndonos una vía franca hacia ellos y de regreso. En términos óptimos, eso debería ser la comunicación (y el buen sexo): un camino de ida y vuelta.

La pregunta que podría cambiar radicalmente la forma en que experimentas el sexo.


1|0
2|3

Únete al debate

0/2000

Enviar

Ellas Dijeron 2

  • Y está más bueno cuando te matas explicando, guiando, enseñando y el otro quiere aprender jaja

    0|1
    0|0
  • No me quedó claro cuál es la famosa pregunta. Hay 17 preguntas en ese texto.

    1|1
    0|0

Ellos Dijeron 3

  • La regla de oro en el sexo es preguntar y decir loque te gusta y lo quenlengusta a ella, ya que es difícil intuir

    1|1
    0|0
  • como vos lo expresas textualmente y muy puntual en tu articulo de eso se trata la comunicación de expresar lo que nos gusta y aun mas importante de escuchar lo que a ellas les gusta o esperan no solo en el ámbito sexual sino de toda la relación gusto, preferencias, que no le gusta de nosotros yo creo que eso es lo que hace que se construya una solida relación de pareja.
    excelente frase con la que acabaste el articulo me la voy a robar !!

    0|0
    0|0
  • he de comentar que yo me encuentro en una relación a distancia, la conocí en esta red, sueño con algún día poder conocerla, nos deseamos con cierta locura sexual y como nos encontramos muy lejos, pues nos dedicamos al sexting.
    A través de relatos y fantasías eróticas de mi parte ella me entrega fotos de ella desnuda o en plena masturbación.
    Supongo que no tengo que preguntar como lo hace

    0|2
    0|1
Cargando…