anuncio

ANTES ERA ROMANTICISMO, AHORA ES CIENCIA-FICCIÓN

ANTES ERA ROMANTICISMO, AHORA ES CIENCIA-FICCIÓN

Para empezar me gustaría hablar con propiedad, aunque solo sea un poquito. Si nos vamos al diccionario de la R.A.E. y buscamos romanticismo nos enteramos que tiene tres significados: 1. m. Escuela literaria de la primera mitad del siglo XIX, extremadamente individualista y que prescindía de las reglas o preceptos tenidos por clásicos. 2. m. Época de la cultura occidental en que prevaleció tal escuela literaria. 3. m. Cualidad de romántico, sentimental.

No sé cómo se las apañarían en la prehistoria, o en el periodo clásico o en la edad media con la gestión de los romántico de las relaciones, pero al no tener el cerebro tan lavado como nosotros, a los que nos inunda por todas partes la imagen, la música, las series y el cine… así que supondré y solo supondré, que quizás tuviesen los pies en la tierra más que nosotros. Supongo que al estar más en lucha y con peores condiciones de vida y salud que las que tenemos ahora, cuando estaban, estaban de verdad y con los pies más en el suelo.

Si te pones a pensarlo, la idea de lo romántico siempre nos viene por el lado de la cultura que se consume y que consumimos: novelas, cine, TV y música. Pero lo que viene siendo a pie de calle, entre tú y yo, y todo lo que puedas ver y oír en 3D y tiempo real, y no sea a través de unos auriculares, un monitor o pantalla, difiere mucho de las historias que de manera más o menos épica, nos tiran de dentro a la hora de decir que algo es romántico, o no lo es. Básicamente lo que te quiero decir es una perogrullada:

el romanticismo solo se da cuando las dos personas se gustan y si lo vive solamente uno de los dos, no lo podemos llamar así

Lo podemos llamar por ejemplo: obsesión, melancolía, fantasía, frustración, cobardía, deseo, atracción… pero nunca romanticismo. Y no es que lo diga yo, es que me gusta contarte cosas en base a lo que pasa en la vida real. Si tenemos en cuenta, que lo que genera ilusión en nosotros, a la hora de estar con una mujer es básicamente una mezcla entre atracción sexual e idealización, no podemos decir que sea algo racional. Si es irracional, no puede ser inteligente y si no puede ser inteligente… ya lo estamos diciendo todo.

Obviamente sé que muchas y muchos no estaréis de acuerdo, pero ya verás cómo se me entiende pronto: tú tienes derecho a sentirte como te dé la gana y a llamarlo como te dé la gana también, ahí no entro. Lo que quiero expresar sobre todo, es la diferencia entre lo que tenemos metido entre la cabeza y el pecho, y lo que pasa o deja de pasar en la vida real, entre dos personas entre las que pueda haber o pueda existir al menos por una parte, lo que llamamos enamoramiento.

¿Recuerdas el final de la película El Graduado? (The Graduate, 1967 Mike Nichols) Si no la has visto, tienes que verla: es un clásico. Pues al final de la película, Ben (Dustin Hoffman) se decide a ir a por todas, para rescatar en el mismo altar de boda a Elaine (Katharine Ross) la mujer que ama. Va a la iglesia y delante de todo el mundo grita su nombre cuando están dando el “sí quiero”. Ella reacciona y le llama, pidiéndole que la rescate de todo aquello. Se pelea con todos, se enfrenta con la familia y al final los dos huyen juntos, salen corriendo de la iglesia y se suben a un autobús. Final feliz ¿verdad?

Ahora quiero que imagines esa misma situación pero en la vida real. Aunque exista amor entre esas dos personas. Un hombre entra en la iglesia cuando la mujer que ama se está casando con otro, pretende rescatarla, sacarla de allí y huir juntos. ¿Qué crees que pasaría? Insisto, aunque ambos se quisieran en secreto ¿acaso ella no era consciente de lo que estaba haciendo? Lo dudo mucho, y te lo digo sabiendo que hay parejas que se casan sin estar realmente enamoradas, o que se casan “porque toca” o porque “está bien”. ¿Crees que se repetiría el final de la película?

la definición del romanticismo debería ser esta: situación emocional que separa de la realidad la percepción de quien la padece, y hace que se comporte de forma irracional, poniendo en riesgo su estatus quo, integridad o bienestar habitual

Pues ya te digo yo que si haces lo mismo en la vida real al final de una boda, por muy enamorado que estés, es muy probable que aparte de llevarte una paliza de ambas de familias, te echen de la iglesia, te expulsen y acabes detenido o encerrado en alguna parte en la que solo puedas salir bajo fianza. Me da a mí en la nariz, que podría pasarte cualquier cosa antes, que escaparte con la mujer de tu vida vestida de novia, con una banda sonora de fondo para vivir juntos para siempre. Simplemente, la vida y las personas no funcionamos así.

En lo personal me hace mucha gracia, que a los hombres se nos acuse de ser poco o nada románticos en el cortejo de una mujer. Me hace gracia, porque si lo eres, lo más probable es que te des de narices contra un muro si te la juegas a la épica como un caballero andante. No lo digo yo, haz la prueba. Te animo a que lo hagas, en serio ¡hazlo! Y cuéntame los resultados por favor. Igual hasta me equivoco.

Cuando dos personas se gustan, se atraen y quieren estar juntas, reaccionan entre sí. Entonces en ese plan podemos hablar de lo que quieras, pero cuando esto pasa, la épica sobra, y el romanticismo aparece solo convirtiendo detalles y cosas cotidianas en brillantes y especiales. Pero cuando ella, el mercado, o quien sea te pide o te programa para que hagas una inversión “suicida” de tiempo, voluntad y esfuerzo… mal vamos. Entonces ves la diferencia entre la realidad y la ficción.

Y hablando de ficción, por eso creo que al género cinematográfico denominado comedia romántica debieran eliminarlo y meterlo dentro de ciencia-ficción por razones obvias. Básicamente porque el rollito del patito feo solo se lo cree quien se lo quiere creer, y porque si tú sientes algo, eso no te lo podrá quitar nunca nadie, pero eso que llevas dentro enmarcarlo no ya en la vida real, si no con las necesidades, los sentimientos y la situación de otra persona, no es que sea difícil por méritos propios, es que es casi (y digo casi) imposible.

¿Quieres más? En www.personalidadyrelaciones.com podrás seguir el trabajo del autor, consultar muchos más artículos de temática hombre-mujer y adquirir sus publicaciones en formato digital.

Para conocer más visita el perfil de Miguel Lázaro Caballero


0|0
2|0

Únete al debate

0/2000

Enviar
anuncio

Ellas Dijeron 2

  • Creo que a la R. A. E. le hace falta una cuarta definicion del romanticismo. En cuanto a las peliculas unas si exageran demasiado las escenas pero normalmente estas son sacadas de hechos o historias reales solo que la imaginacion te da para aumentarle mas cosas o talvez a si les hubiera gustado que pasara, porque las peliculas tienen mucha realidad. Buen articulo :D

    1|0
    0|0
  • Creo que hay un momento para todo, y el romanticismo, es parte de la seducción, si hablamos de películas, en muchas sí hay cosas descabelladas como las que nombraste, pero hay casos en los que solamente puede tratarse de una acción , un detalle.. un beso apasionado tambien es algo romántico, dedicar una canción, regalar flores, o sea, es depende del lado en que se mire, y la racionalidad y elección de cada persona. El enamoramiento, es algo que dura el primer tiempo (hablo del enamoramiento que te "eleva" y sentís que lo podés hacer todo) ese estado a veces te puede llevar a hacer cosas de "ciencia ficción" jajaj creo que, justamente , el ser romántico es una ilusión, algo que nace en las personas enamoradas por el mismo estado en que se vive ese momento, pero a pesar de ser una ilusión vivida, eso de soñar.. fantasear, hacer algunas locuras, es parte de la vida real, Una etapa, un estado diferente. Pero bueno, los productores y los que escriben canciones, aprovechan mucho ese estado de muchas personas para exagerar la cosa y hacer su dinero, no?

    2|0
    0|0

Ellos Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Cargando…