anuncio

El decálogo del maquillaje básico. 1era Parte: 5 tips para un makeup invisible.

maquillaje básico

Incluso el makeup más básico que usamos a diario, máscara de pestañas, delineador, brillo y rubor, requieren de un protocolo básico de aplicación para que a dos horas de salir de casa, no luzca peor que un mal recuerdo o un borrón inentendible. No hace falta recordar que el maquillaje mal aplicado es mil veces peor que la palidez más tenaz o unas ojeras sombrías. Para que esto no nos suceda, les propongo estos primeros 5 tips fundamentales que garantizan un resultado estable y un final final de fiesta con sutil fade out.

Paso 1: Limpieza
Incluso si no hay tiempo o voluntad de completar el makeup más básico, este primer paso es completamente ineludible. Para la limpieza siempre es conveniente usar un producto especialmente formulado para eso, sin perfume, ni colorantes, ni composición grasa (incluso en el caso de pieles secas). Si no se cuenta con un producto de este tipo es preferible usar un jabón neutro de glicerina, ya que la mayoría de los productos desmaquillantes al estar formulados para remover máscara de pestañas y labiales larga duración, son demasiado fuertes para este proceso donde lo único que queremos es lograr una superficie libre de polvo y residuos grasos, para que el maquillaje se adhiera lo mejor posible.

Paso 2: Humectación y protección UV
Si la limpieza se realizó con jabón neutro o un producto de limpieza no jabonoso ni graso, lo mejor es aclarar con agua y secar suavemente sin refregar; y luego esperar unos breves minutos a que se seque completamente, que podemos aprovechar para el cepillado de dientes o el peinado. Una vez que la piel esté completamente seca, aplicar una crema humectante sin perfume ni color y con protección 50 FPS o más, pero nunca menos de 30. Así sea verano o invierno y con total independencia del color de piel o la edad, este paso es obligatorio ya que todas las manchas e irregularidades en el color de la piel que se acumulan con los años, son producto exclusivo del daño provocado por la radiación solar. Así que aplicar la crema con protección UV por lo menos 20 minutos antes de poner un pié en la vereda, debería ser una rutina quasi TOC.

Paso 3: Base
Si la edad y la salud de nuestra epidermis lo permiten, este paso se puede saltar y ahorrar unos minutos en la rutina básica. Pero incluso si contamos con el beneficio de una piel luminosa y de tonalidad pareja, si el protector solar que aplicamos tiene un FPS alto, dejará una capa blanca muy fina que no favorece en nada a nadie. Y si bien, la mayoría de las cremas humectantes que tiene factores menores a 50 no dejan esta estela afantasmada, tampoco son muy efectivas -y no olvidemos que queremos protegernos de las tan temidas manchas seniles. En ese caso hay dos soluciones posibles: o bien usar una BB cream (que es una crema humectante coloreada) o un protector solar con FPS alto, que ya venga coloreado. En caso de elegir la BB cream es importante tener en cuenta que tiene un efecto glossy, levemente brillante o satinado; y por el contrario, las pantallas solares con color suelen ser demasiado opacas con efecto levemente polvoriento. De ahí que lo más recomendable, sea usar una base muy liviana y lo más similar posible al tono y a la coloración natural de nuestra piel.

El maquillaje mal aplicado es mil veces peor que la palidez más tenaz o unas ojeras sombrías.

Paso 4: Rubor y contouring
Si procedimos siguiendo los pasos anteriores, en este punto todavía necesitamos darle algo de color a nuestro rostro. Tanto si deseamos aclarar como oscurecer el color natural de nuestra piel, nunca es recomendable hacerlo con la base porque un color muy distinto -o incluso apenas distinto- del natural, genera un efecto máscara poco natural y nada recomendable para la vida cotidiana. Lo que sí podemos hacer para dar algo de color a nuestro rostro es aplicar estratégicamente iluminador incoloro y rubor o bronzer; a este procedimiento se lo llama contouring, y consta de aclarar y oscurecer ciertas zonas clave, no sólo para dar color sino también para reforzar los rasgos, dibujando luces y sombras sobre nuestro rostro como si fuera un lienzo. Siempre se debe comenzar por la zona debajo de los pómulos, para identificarla podemos posicionar los labios como si fuéramos a dar un beso, y justo donde se dibuja el zurco aplicar el bronzer o rubor, que no debe ser ni muy anaranjado ni muy rosado, si es que se quiere lograr un efecto natural. Tampoco debe ser más de dos tonos más oscuro que nuestra piel, porque ese caso se lograría un efecto demasiado dramático para la luz del día. Otra de las zonas estratégicas para la aplicación del bronzer es a los costados de la nariz, para ello lo más conveniente es usar un pincel de contornos redondeados, para aplicar con precisión y efecto esfumado a los dos lados del tabique nasal. El tercer lugar estratégico es en los bordes de la frente, tanto arriba como en los lados, justo donde comienza el crecimiento del cabello; y para que quede bien natural, es recomendable pasar el pincel redondo justo en esta zona, mientras barremos de un lado a otro con movimientos circulares, procurando que la mitad del pincel pase por el pelo y la otra por la piel.

Paso 5: Corrector
Para que el corrector luzca parejo e invisible, es indispensable tener la zona que rodea los ojos bien humectada. Esto lo podemos hacer junto al paso número 1 usando un producto especialmente formulado para humectar la piel de esta zona. La ventaja de usar un producto de este tipo es que suelen ser menos pesados y adecuados para la piel de los ojos que es mucho más fina y sensible que el resto de la cara. Una vez realizado este proceso es recomendable esperar unos breves minutos, en los que podemos seguir con los pasos 2 a 4, mientras que damos tiempo a que la piel absorba el producto. Con el mismo criterio que seguimos para la base de maquillaje, debemos elegir el corrector más cercano a nuestro color natural: lo ideal es que sea un tono más claro que la piel que rodea lo ojos, dado que un corrector mucho más claro que la piel genera un poco sentador efecto grisáceo. En todo caso si tenemos que corregir los famosos dark circles u ojos de panda, lo mejor es usar un corrector similar al nuestro como para emparejar los tonos, y luego aplicar sombras sobre esta base, eligiendo colores y texturas que provoquen un efecto luminoso. En la segunda parte de esta nota, veremos como lograr este efecto con sombras y delineador, antes que con toneladas de corrector aplicado desesperadamente.


2|0
2|0

Únete al debate

0/2000

Enviar
anuncio

Ellos Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Ellas Dijeron 2

  • Quiero maaaas!!

    0|0
    0|0
  • Qué buenos tips!! Me vienen bárbaro porque yo siempre me maquillo así nomás! Gracias!!

    0|0
    0|0
Cargando…