anuncio

Cosas que un efímero encuentro puede cambiar.

Cosas que un efímero encuentro puede cambiar.

Hace ya un tiempo, desde el primer día que vi tu sonrisa tan llena de vida, supe que tú y yo tendríamos algo que ver. No fue precisamente lo que esperaba, no salió como yo quise, pero lo intenté; la primera vez que invitaba a un chico a salir y debo decir que estuve muy emocionada, sin dormir y con dolores horribles en mi estómago por los nervios de poder verte al fin a solas y platicar de todo lo que se nos ocurriera, preguntarte muchas cosas sobre ti y tu vida que por cierto siempre ha sido y será un misterio para mí.
Lamentablemente no resultó la experiencia más grata en lo que va del año y debo decir que a la vez fue la que más me enseñó, en serio, hubo momentos en que sinceramente no tuve mucha certeza de si lo que hacía era lo correcto, pero al final me atreví a hacerlo. Aunque no todo fue tal como lo imaginé me ayudó a despertar de esas ideas de amor intenso y romántico de película que tal vez puede que existan pero por el momento no para mí.
Agradezco que te hayas cruzado conmigo aunque a ti no pareció impactarte mucho encontrarte con mi alma loca e impulsiva, no importa porque para mí fueron meses de drama, de felicidad, de esperanza, de querer decirte que te equivocabas al no valorarme, de querer convencerte de lo bella inteligente y buen partido que soy. Pero nada de eso serviría porque no eras tú, era yo y mi falta de seguridad; y sabes porque lo agradezco?
Por qué durante esos meses que estuviste ausente me di cuenta de que las acciones hablaban más de lo que yo podría imaginarme para justificar tu falta de interés, sentí que yo había hecho todo mal pero después con la fuerte y clara señal de tu silencio poco a poco entendí que no necesitaba de ti en mi vida, primero necesitaba conocerme a mí, amarme, hacerme fuerte y segura de que valgo mucho, que no necesito de alguien que me adule o me diga cada día que me quiere, si no mas bien alguien que comparta conmigo mis locuras y no me juzgue, que entienda mis impulsos y mis actitudes infantiles cuando me siento acorralada o nerviosa pero no ahorita, porque ahorita me he encontrado a mi, he descubierto muchas de mis fortalezas y de mis debilidades.
Todo esto para mí fue algo que me enseñó muchas cosas, entre ellas que primero estoy yo y nadie mas, que ahora sé lo que quiero y a quien quiero en mi vida, lo que quiero lograr y también que estoy muy joven para preocuparme por todo esto, ahora solo necesito conocer gente, no engancharme tanto en líos emocionales y disfrutar de mi soltería y de mí. Añoraba tanto tener algo contigo que de pronto todo se volvió un capricho, una obsesión y nadie quiere eso en su vida, porque te roba tanta energía, sobre todo tratar de hacer todo por agradar, tanto que te dejas del lado y te olvidas que lo único que importa eres tú mismo, las cosas que quieres lograr y todo lo demás que la vida tiene, los logros y los fracasos, los problemas cotidianos, un museo, una charla contigo mismo cada mañana, una sonrisa en algún extraño yo que sé, cosas mundanas pero que te hacen el día. Así que hoy es un buen día para decir adiós y fue un gusto conocerte y gracias por tu efímera presencia, fue divertido.

Imagen: Claude Monet, impresionista, de mis favoritos.


0|0
0|1

Únete al debate

0/2000

Enviar
anuncio

Ellos Dijeron 1

  • De todo se aprende, incluso de estos dolores. El tiempo sanará y estarás pronta para el futuro. Saludos!

    1|0
    0|0

Ellas Dijeron 0

Sé el/la primer@ en opinar y gana 1 punto Xpert

Cargando…